Etapa 3, O Camiño Dos Faros – Ponteceso – Laxe

89388F53-C58D-4ED1-8EEC-CEC9336CE539

Bosques, granjas, playas, montañas, acantilados, ruinas, historia y senderismo: ¡la etapa 3 del Camino dos Faros lo ofrece todo!

La etapa 3 de O Camiño dos Faros es una caminata de 25,3 km desde Ponteceso hasta Laxe. Durante las 5,5 horas que dura aproximadamente, la ruta incluye una variedad de terrenos y vistas que atraen tanto a excursionistas principiantes como a excursionistas experimentados.

La ruta comienza en Ponteceso por un camino de grava que se convierte en un camino empedrado llano junto al río Anllóns. En las primeras horas de la mañana, disfrutamos viendo barcos de pesca anclados en la distancia, pájaros enviando graznidos a través del agua cristalina y saludando a grupos de ciclistas y otros excursionistas.

Tras admirar las vistas del estuario del río Anllón, continuamos por la ruta del “Rego dos Muíños”, hacia Castro A Cibda y el Dolmen de Dombate. Agradecimos ver ruinas romanas y aprender más sobre la historia gallega. A lo largo de la ruta “Rego dos Muíños” quedan restos de estructuras acuíferas que canalizaban el agua a través de chozas de piedra, donde discurría el fluir de los molinos de piedra accionados por agua que transformaban la cosecha de maíz en grano y harina. Más adelante, en el camino, en el Castro A Cibda, se encuentran las ruinas de una fortaleza romana. Una de las ruinas más intactas se trata de una antigua casa de baños romana. El Dolmen de Dombate es un importante monumento del arte megalítico en Galicia. Los arqueólogos han estimado que el Dolmen se construyó alrededor del año 3000 a.

Después de absorber la rica historia, procedemos a subir a la cima del monte Castelo. Con 312 metros de altura, la cumbre del monte Castelo es el punto más alto de la caminata, y desde esta vista se puede ver Laxe en su totalidad, incluyendo la playa y el pueblo.

A medida que regresamos a la costa, las vistas se vuelven más dramáticas. Con fuertes vientos que soplan desde el mar y olas rompiendo contra los acantilados rocosos, no es de extrañar por qué la Costa da Morte fue apodada con su nombre notorio y siniestro.

Tras seguir el camino de grava de un solo carril por los acantilados, volvemos a iSlow, donde nos reciben aceitunas y, por supuesto, ¡cervezas gallegas!

¿Quieres saber más al respecto? Te animamos a revisar los detalles técnicos de esta ruta en la web oficial de O Camiño dos Faros y empezar a organizar tu próxima caminata. Como dijimos antes, estaremos encantados de mostrártelo.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00